La retención de líquidos, llamado científicamente edema, es cuando el organismo o alguna parte de él se hincha debido a que hay un exceso de líquidos que se queda atrapado entre las células, pudiendo ocurrir por mantenerse mucho tiempo en la misma posición, por sedentarismo, alteraciones hormonales, debido a una alimentación rica en sal y sodio, o como consecuencia de algunas enfermedades.

Por lo general la retención de líquidos no es grave, por lo que al ingerir agua, tés diuréticos, realizar drenajes linfáticos y/o practicar actividad física puede ser suficiente para eliminarla. Sin embargo, algunas enfermedades renales, cardíacas o hepáticas pueden causar edema, y en estas situaciones el médico podría indicar el uso de medicamentos diuréticos para ayudar a eliminar el exceso de líquido del organismo.

1. Tomar tés diuréticos

Para combatir la acumulación de líquidos en el cuerpo se recomienda tomar tés con efectos diuréticos como:

Cola de caballo;

Hibisco/ flor de jamaica;

Canela con jengibre;

Té verde;

Ginkgo biloba;

Perejil;

Centella asiática;

Castaño de Indias.

Cualquier té tiene efecto diurético porque básicamente cuanto más agua la persona ingiere, más orina irá a producir. Esta orina estará repleta de toxinas y hará con que se elimine el exceso de líquidos del organismo. Sin embargo, ciertas plantas aumentan este efecto diurético de los tés haciendo que la retención de líquidos disminuya más rápidamente.

2. Realizar actividad física

Practicar ejercicios también es una excelente forma natural de deshinchar el organismo. La contracción de los grandes grupos musculares como brazos, piernas y glúteos hace con que el exceso de líquidos sea eliminados a través de la orina. Por esto, es común sentir ganas de orinar después de realizar 1 hora de ejercicios en el gimnasio.

Algunos ejercicios que pueden ser indicados son caminar rápido, trotar, correr, andar en bicicleta y saltar cuerda, por ejemplo. Los ejercicios localizados no son tan benéficos como estos, pero pueden realizarse después de haber hecho por lo menos 20 minutos de actividad aeróbica.

3. Cuidados diarios

Los cuidados importantes para tratar la retención de líquidos son:

Beber agua, alrededor de 2 litros por día, o té como el té de cola de caballo;

Sustituir la sal para preparar o condimentar los alimentos por hierbas aromáticas como perejil o orégano, por ejemplo;

Evitar los alimentos como los enlatados, embutidos, ahumados u otros que contengan mucha sal;

Evitar quedarse mucho tiempo de pie, sentado o con las piernas cruzadas;

Ingerir alimentos ricos en agua como el rábano, nabo, coliflor, sandía, fresa, melón, piña, manzana o zanahoria;

Aumentar el consumo de alimentos diuréticos como la sandía, pepino o tomate. Vea cuáles son los alimentos diuréticos;

Realizarse un drenaje linfático, que es un masaje específico para reducir el exceso de líquido en el cuerpo.

Por Yuniel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *